Ventajas de la directiva “Redirección de carpetas” en Windows Server

Repasando un poco los 2 tipos de perfiles móviles que hemos practicado teníamos:

  • Perfil móvil obligatorio, que no permitía hacer cambios en el perfil (los cambios desaparecían al cerrar sesión e iniciar nuevamente)
  • Perfil móvil (no modificable), en el que los cambios permanecían una vez cerrada sesión.

En ambos tipos, cada vez que un usuario con perfil móvil (se guarda en el servidor y no en el equipo local),  se identifica en el dominio, el perfil viaja a través de la red y se almacena temporalmente en el equipo local desde el que se está conectando.

Pero teníamos el problema que en el caso de los perfiles obligatorios, no se permitía ningún cambio, por tanto, el trabajo realizado por el usuario y almacenado en cualquier carpeta del perfil se perdía en la nueva sesión.

Por otra parte, en el caso de los perfiles móviles NO obligatorios, cuando el tamaño de una determinada carpeta del mimo era considerablemente grande, ésta tenía que forzosamente descargarse desde el servidor remoto al equipo local cada vez que iniciaba sesión, con la considerable carga que esto supone.

Con la redirección de carpetas del perfil conseguimos solucionar ambos problemas:

Por un lado, los usuarios con perfil obligatorio van a poder almacenar su trabajo sin que se pierda información tras el cierre de sesión, al encontrarse esa carpeta fuera del perfil.

Y por otro lado, por la misma razón, el contenido de esa carpeta no tiene que “viajar” por la red cada inicio de sesión de un usuario con perfil móvil NO obligatorio porque no pertenece a su perfil, pero sí estará disponible a través de la red, cada vez que la utilice.